Resignación

handmade ceramics pottery workshop
El alma si es que existe es tan moldeable como una plastilina, maduramos porque nos volvemos cada vez mas maleables hasta pudrirnos. Porque al final, el tiempo, no es más que aprender, adaptarse o morir. Al fin y al cabo, somos producto de nuestra propia naturaleza. Y así pasamos los años: aprendiendo a vivir con un corazón roto, aprendiendo a vivir con el dolor de la muerte, acabamos aprendiendo a vivir con las ganas, las ganas de fumar, las ganas de viajar, las ganas de consumir lo que no podemos consumir, las ganas de vivir más allá de nuestra rutina diaria. Acabamos odiándolo todo, pero aprendiendo a tolerar nuestra propia mierda. Al final lo asimilamos tan profundamente que creemos en la ilusión de la felicidad, creemos que podemos palparla y que soñar puede tener sentido, porque al final, después de todo. Esto no está tan mal. Es curiosa la mente humana, como malea el nivel de tolerancia, más allá del miedo, la desdicha o el sin sentido. Se convierte inevitablemente en una parte de nosotros mismos, como una segunda piel, como unos guantes de látex sudados. Así es nuestra realidad, lo aceptamos y aprendemos a que nos guste. Me dedico a dar esperanza a las personas, a darles soluciones, a facilitar sus vidas, a enseñarles a salir adelante. Cuántos me darían las gracias si supieran que lo único que hago es enseñarles que pueden convivir con su mierda, aprender a llevarla, tolerarla. Que parcheo la vida con palabras, que soy una farsante de la esperanza.
Anuncios

2 respuestas a “Resignación

  1. Algo de resignación para mitigar el cansancio. ¿Se puede estar cansado de vivir? No lo sé, no puedo descifrarlo. No puedo entender ni compilar una misero plan de vida. Es que quizás no me importa, tal vez solo quisiera enfocarme en el vacío. Un simple y solapado silencio.

    Me gusta

    1. No se puede estar cansado de vivir, pues la vida como concepto teórico es un precepto cambiante. El cansancio es la consecuencia de los preceptos morales, de el comportamiento humano. La necesidad de silencio y el vacío es quizás una exasperación por huir del ritmo social que algunos no soportamos. Pero puedes convertirte en observador y liberarte de la necesidad de ser parte de, pasas a ser un ente apaciguado pero muerto en vida. Por ello, la resignación y el poder del autoconvencimiento, la capacidad humana de adaptación a las condiciones más extremas es la clave. El problema es descubrir tu propio engaño.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s