Descontrol

dandelion nature sunlight
Son las caras opuestas del deseo las que me abrasan, como explicarte el paradigma de las palabras, el lenguaje predeterminado no puede determinar este afluente de espinas blandas, de semillas amargas que crecen en la complejidad del ser.
Me desarmo en retales gastados, como migas intragables que arañan el esófago hasta sangrarlo, me asfixio, ¿dónde está tu aliento mágico?
Siento tu fuego rozarme el cuello, baja lentamente hasta mi pecho y bailar entre mis pezones, es un castigo divino que arquea la columna y me invade, es el deseo inquebrantable, la palabra indescifrable, son tus peros, mis porqués y nuestro anhelo.
Torna el viento a favor del miedo, del desprecio de las manos frías, son deidades caprichosas que no se conforman con el viento, la tierra o el sustento. Son absurdas, innegables, mis dueñas.
Yo aquí, tu allí, tan lejos y tan cerca, abismos sin materia, estragos del destino. Merecer se hace en vano porque la melodía sigue su ritmo.
Me aferro a tu cintura de mármol, poso mi cara y resbalo con la espuma en tu mirada, me abstraigo, deleito la miel que depositas en mis labios y me marcho danzante hasta el alba.
Mis ojos se cierran en la eternidad de la noche, esperan impacientes tus segundos efímeros, instantáneos, pero cálidos, reconfortan. Este carruaje ya no lleva riendas y se adentra entre el barro. Ladrón de esquelas me posees, de dentro a fuera, por cada milímetro de piel, se tensan los músculos, el corazón estalla y muero cual marioneta de seda, tu reloj de arena.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s