Abstracción

high st brooklyn bridge signage mounted on blue steel post
El frío me envuelve una vez más. Recorre mis extremidades lentamente, es una sensación extraña. A priori amenaza desagradable y en seguida amaina convirtiéndolo todo en inerte e inexpresivo. Al final satisface irremediablemente, se abre la posibilidad de no sentir, de no decir, no escuchar, ni responder.
La posibilidad de ausentarme en las sombras de mi propia alma, sola y pura.
No hay nada más real y sincero que tu propia voz cuando se calla, cuando las horas menguan y ya nada importa, ni siquiera el sabor de sus lágrimas o la ausencia de las mías.
Quiero salir de esta jaula de hormigón armado, de estas calles grises llenas de gentes y vacías de almas.
Celebrar es de mediocres, celebrar una vida vacía, abstracta. Una esponja de lágrimas que no recuerdan sus nombres, una esponja gastada incapaz de querer, de sentir.
Todo está en silencio, ya no puedo sentir el bullicio, el aire me golpea la piel y mueve algunos cabellos sueltos que danzando me hacen cosquillas en el cuello, me reencuentro conmigo, con mi cuerpo.
Toda preocupación se va, toda rabia se resigna, el dolor se apacigua.
Mañana dibujare de nuevo una sonrisa con la facilidad con la que dibujan los niños, porque cuando los parpados vuelvan a abrirse la función continua.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s